colombia-timoleon

Bogotá, 26 mar (PL) El líder de las FARC-EP, Timoleón Jiménez, aseguró que tanto esa guerrilla como el Gobierno colombiano tienen disposición para solucionar las dificultades en la implementación del acuerdo de paz, reseñó hoy NC Noticias.


Al referirse al propósito de la reunión con representantes gubernamentales en Cartagena de Indias, el dirigente de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP) afirmó que ambas partes quieren dinamizar la aplicación del pacto firmado el 24 de noviembre de 2016, con el cual se comprometieron a terminar una larga confrontación.

El encuentro entre el Secretariado de ese movimiento y el Ejecutivo ocurre a 100 días del comienzo de la fase de implementación.

Luego de dos jornadas de sesiones, este domingo deberán conocerse las conclusiones de la cita a la que asistirá el presidente Juan Manuel Santos.

El llamado Acuerdo Final incluye entre sus medidas la instauración del cese el fuego bilateral y el desarme de esos guerrilleros en 19 zonas y siete puntos (menores que las primeras) donde permanecen concentrados.

Las demoras en la habilitación de tales campamentos temporales dentro de 14 departamentos complicó el inicio del período de postconflicto o posacuerdo.

Con materiales proporcionados por el Gobierno los integrantes de esa organización rebelde decidieron asumir la construcción de la infraestructura a fin de agilizar las faenas.

No obstante el atraso en esas tareas, la dirigencia de las FARC-EP ha reiterado su voluntad para cumplir con el cronograma de la dejación de armas, proceso que deberá concluir a finales de mayo en correspondencia con lo proyectado.

Una vez finalizado ese procedimiento podrán constituir su partido político.

Sin dudas entre todas las disposiciones contenidas en el histórico tratado, el cese el fuego bilateral es la que se ha cumplido a cabalidad y con escasos tropiezos.

Voceros del partido de derecha Centro Democrático, encabezado por el exgobernante Álvaro Uribe, advirtieron que de ganar las elecciones presidenciales en 2018 modificarían sustancialmente lo concertado con las FARC-EP; por lo que aprovechar lo que resta de 2017 para afianzar el proceso pacificador es visto como una urgencia desde los sectores que lo defienden.

mem/ap