prisionera

Febrero 13 de 2016.
Cárcel las Mercedes, Montería, Córdoba.
Carta abierta.

Mi nombre es Lida Maria Urrego Lascarro; integrante de las FARC-EP, me encuentro privada de la libertad desde hace varios años en la cárcel las Mercedes de Montería Córdoba.Tengo una niña menor de edad, a 2 meses de cumplir 3 años la cual nació en prisión y vive conmigo, se ha convertido en mi compañerita de cautiverio y mi aliciente para salir en libertad.

Mi bebé ha sido un regalo; regalo que llegó a mi vida en el momento preciso, ya que se adelantaba con el Estado Colombiano un proceso de paz del cual surgió la firma de unos acuerdos para la terminación del conflicto y la construcción de la paz estable y duradera. Consideró que mi hija llego a este mundo con el propósito que siempre estuviéramos juntas y lo ha logrado hasta el momento, y anhelo que así siga siendo, pues la guerra se acabó.

Hoy puedo decir con la rama de olivo en mis manos que mi hija así como la millones de colombianos pueden disfrutar de esa Colombia nueva y en paz.

Pero a su vez, siento que ese sueño esta por verse y no quiero que sea una mera ilusión; y lo digo porque el pasado 30 de diciembre se aprobó la ley 1820 de 2016 Ley de Amnistía e indulto para beneficiar l@s guerriller@s de las FARC-EP privad@s de la libertad; ley de la que aun no nos hemos podido beneficiar ya que jueces y fiscales han armado cualquier cantidad de parapetos con el fin de negarnos toda posibilidad de recobrar nuestra libertad.

Mi carta va dirigida clmo una madre, como una víctima del sistema oprobioso y excluyente, de una madre que a pocos días el sistema penitenciario le quitara su bebé; no saben lo duro que es, el solo hecho de pensar que me aparten de ella.

A la madre y padres, yo les pregunto ¿quien se quiere separar de un hijo?.

En esta nueva Colombia que queremos construir con un proceso de paz firmado, las guerrillas en armas agrupadas, una ley de amnistía e indulto aprobada; no veo la razón para que no se me libere, y así poder disfrutar de el amor de mi hermosa, y ella el calor, cariño y enseñanza de una madre.

Quiero dirigirme al Señor presidente de la República quien tiene la potestad, puede hacer mucho para que mi bebé y yo no nos tengamos que separar, solo hace falta humanidad y voluntad política, Señor ponga a funcionar ese galardón de NOBEL y no dilate mas la paz de los colombianos; NO prolongue mas la liberación de todos lo prisioneros políticos y por último, tenga usted la gallardía y las sensatez de solicitar formalmente, como Gobierno, la repatriación de Simón Trinidad y de todos los presos políticos de las FARC en cárceles del imperio; no olvide que los actos de humildad y humanidad ensanchan el alma y agrandan el corazón.

A todos las madres en prisión no permitamos que nos separen de nuestros hijos.

Esperamos su apoyo y solidaridad.

Cordialmente.

Lida Maria Urrego Lascarro.
Integrante de las FARC-EP.
Cárcel las Mercedes Montería Córdoba.