correa-ecuador-2
Rafael Correa

Madrid, 30 ene (PL) El presidente de Ecuador, Rafael Correa, reivindicó hoy aquí el papel desempeñado por sus compatriotas en el exterior para sacar al país de lo que definió como la larga y triste noche neoliberal.

Las remesas de nuestros inmigrantes fueron fundamentales para reactivar la economía, ‘a Ecuador lo rescataron los pobres’, subrayó el mandatario en España, donde residen unos 430 mil ciudadanos de la nación andina, según la embajada de Quito en Madrid.

En la última jornada de una visita de tres días a este país europeo, Correa se refirió a la profunda crisis bancaria que sacudió a Ecuador en 1999, que obligó a emigrar a cientos de miles de sus conciudadanos.

Durante una conferencia magistral impartida en la Universidad Complutense de Madrid, el estadista sudamericano, que culminará en mayo su gestión de una década, defendió la naturaleza política de la economía, frente a quienes le atribuyen un carácter técnico.

A su juicio, el crecimiento en la década neoliberal que antecedió a su período presidencial beneficio a los poderosos, mientras durante su gestión esa tendencia se revirtió a favor de las clases más desfavorecidas.

Con justicia social y un ajuste al revés (sobre los sectores más ricos), logramos superar la tormenta perfecta, expresó Correa, en alusión a la caída de precios del petróleo y la revalorización del dólar que frenó las exportaciones, además de desastres naturales.

Los economistas neoliberales nos quieren transmitir la idea de que a menos gasto público mejor economía, y eso es pura ideología, denunció el político de 53 años.

El fin último de la economía no es sacar cuentas -porque para eso están los contadores-, es el ser humano, la persona, enfatizó el gobernante, tras elogiar estos 10 años de su denominada Revolución Ciudadana, en la que -dijo- manda el pueblo y no el capital.

Insistió en que el mayor daño que se le hizo a la economía fue quitarle su esencia política, como si se tratará de la ‘emperatriz’ de las ciencias sociales, manifestó.

Precisó que de 2007 a 2016, el manejo adecuado de los recursos públicos ‘nos permitió pagar la deuda fundamental: la deuda social’, remarcó.

Para el dignatario, aunque no exenta de dificultades, ésta ‘ha sido una década de sueños cumplidos, de logros extraordinarios en materia económica, social y política’ en Ecuador.

Siempre decimos que falta mucho por hacer, pero también nunca se hizo tanto como ahora, declaró Correa.

Por último, se pronunció por una mayor integración de América Latina para, como bloque, tener más presencia a nivel internacional y negociar en mejores condiciones con Estados Unidos, al que calificó de potencia hegemónica del continente.

La integración es sumamente importante para el futuro de nuestros pueblos, sentenció Correa, quien culminó su estancia con sendos encuentros con el rey Felipe VI y el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy.

oda/edu