obra-odebrecht
Ruta del Sol

Desde hace más de cinco años, cuando les fueron concedidos los primeros contratos de las obras de la Ruta del Sol a la empresa Brasileña Odebrechet, cuando iniciaron las socializaciones de las obras y sus rutas y variantes, sin tener en cuenta a la población de Aguachica, la región del Sur del Cesar y sus gentes, sin escuchar las opiniones de quienes se afectarían por las decisiones unilaterales de la Empresa, pues hasta el orden del día de dichas reuniones eran establecidas y ordenadas por ellos, sin contar con nuestro asentimiento o rechazo, nuestras quejas o reclamos, solo se escuchaba su voz y sus decisiones y punto.

Dirigidas por personajes nacionales y Brasileños con evidente arrogancia haciendo abusivo uso de su posición dominante, además, los listados de asistencia a dichas reuniones fueron utilizadas cuando solicitaron las licencias ambientales ante el ANLA para aportarlas como el visto bueno de las comunidades para llevar a cabo sus planes de construcción como ellos los concibieron a su antojo y conveniencia, con variantes que alejaban las poblaciones importantes como Aguachica y otras, causando el evidente deterioro patrimonial de las gentes que las poblaban y en donde tenían sus medios de subsistencia más de 20 mil seres humanos, quienes cifraron sus esperanzas y su vida en lo que pudieron edificar a lo largo de los años.

Un caso patético lo constituye” El Cerro de Los Chivos” o “Cerro de la Campana” que con una población de cerca de dos mil personas con sus familias, algo más de 6.000 habitantes con sus negocios, únicos medios de subsistencia, Hoteles, Llanterías, Mecánicas, Engrasadores, bares, tiendas de abastos, droguerías, estaciones de servicios de combustibles y derivados, parqueaderos, coteros , albañiles, rebuscadores, etc. hoy viven en total incertidumbre ante un futuro incierto.

Los concesionarios de la Ruta del Sol, sin hacer caso de los reclamos de la gente, con licencias ambientales provisionales concedidas por el organismo del caso, ANLA, conseguidas con el aporte de los listados de asistencia a las socializaciones y presentándolas como el beneplácito de las comunidades con sus lesivos planes de obras, iniciaron las obras con un frenesí inusitado, tumbaron miles de árboles centenarios, con inmensas máquinas y motosierras, revolcaron los cementerios indígenas de nuestros antepasados, las muestras arqueológicas que no dañaron se las llevaron, las destruidas las agregaron a los escombros y las incorporaron a los rellenos que hicieron posteriormente, en todo caso desaparecieron las pruebas del daño antropológico y cuando vino una comisión del instituto del ramo, no encontró vestigios de nuestro pasado y nuestros ancestros.

El Licenciado de la Universidad Popular del Cesar, seccional de Aguachica, Dr. RODOLFO RINCON PÁEZ y el suscrito, nos preocupamos por los daños ecológicos perpetrados por los funcionarios de la Ruta del Sol e hicimos una cruzada en defensa de nuestra región, solicitamos ayuda a todos los entes del Gobierno para evitar los desastres causados y los que causarían por la irracionalidad de los contratistas pero todo naufragó ante la desidia e indiferencias del Estado, no recibimos apoyo ni del gobierno Municipal de las épocas, ni de la Gobernación, ni la Presidencia, ni de ANLA, ni de nadie… Seguiremos relatando en otra entrega.

JOSE NELSON RODRIGUEZ MELO.
ASOCIACIÓN DE ESCRITORES DE AGUACHICA-22.01.2017-