correag77bigDISCURSO:

Quito, 13 ene  (Andes).- El presidente Rafael Correa demandó este viernes desde Nueva York por retomar la lucha contra los llamados paraísos fiscales, los que consideró la expresión extrema del capitalismo “sin rostro, sin responsabilidad, sin transparencia, sin Patria”.

Ante el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, y de los representantes de los 134 países miembros del bloque fundado en 1964, el mandatario agradeció la elección de su país para esta responsabilidad y la confianza depositada para servirle al grupo.

Dijo que los paraísos fiscales son “de los peores enemigos de nuestros Estados”,  ya que “nadie acude a ellos para transparentar cuentas”, y añadió que “lo hacen para  evadir impuestos u ocultar el origen de riquezas ilícitas”.

Mencionó que aunque la evasión y la elusión afectan a todos los países, los más afectados son fundamentalmente a las naciones en las naciones pobres y las economías en desarrollo como las de los miembros del G77+China.

Según estimados citados por el presidente Correa, en Latinoamérica 32 millones de personas podrían salir de la pobreza si los recursos escondidos en estos parajes pagaran el impuesto a la renta que les corresponde.

“En estas jurisdicciones todo es oscuro: datos, transacciones, nombres de los verdaderos nombres de las cuentas, esto sin contar con el lavado de activos, el narcolavado y otras formas de corrupción”, denunció, e instó a una “acción global para acabar con esta forma de capitalismo salvaje”.

El canciller de Ecuador, Guillaume Long, quien asistió a la ceremonia, en compañía también del representante ecuatoriano ante la ONU, Horacio Sevilla, había adelantado previamente que su país retomará el legado del G77+China contra los paraísos fiscales al frente del bloque.

El flamante presidente pro tempore, expuso que la paz sin justicia en el mundo, es sencillamente pacificación, mientras la opulencia de unos pocos  son “balas cotidianas” en contra de la dignidad humana, por lo cual afirmó que el mayor imperativo moral de la humanidad es la superación de la pobreza, la cual es consecuencia de sistemas injustos y excluyentes.

Llamó la atención de las profundas desigualdades existentes en el planeta, con el auge del capitalismo liberal que “nos está matando como sociedad e incluso como civilización”, y ejemplificó cómo las cifras son “escandalosas” e “inmorales”, ya que estadísticas internacionales señalan el 0.7%  de la población mundial concentra el 45.6 % de la riqueza, mientras que el 73.2 % posee apenas el  2.4 % de esa riqueza.

“Mientras no se logre una justa distribución de la riqueza, no se resolverá los problemas sociales y mundiales”, expuso Correa al argumentar que lamentablemente el mundo está organizado no en función de los seres humanos, sino del imperio del capital.

Mencionó problemas que azotan a la humanidad y la necesidad de crear condiciones de paz para todos los habitantes el planeta, donde impera un orden mundial injusto e inmoral, en función de los más poderosos, por lo cual propuso buscar una mejor forma organizar la vida y la única manera de ello, en su opinión, es con la unidad de los pueblos.

“Ecuador defiende los principios que han guiado al grupo desde 1964: unidad, complementariedad, cooperación y solidaridad del sur global, así como su determinación de buscar el desarrollo económico, social, individual y colectivo”, indicó el jefe de Estado ecuatoriano.

Entre los temas que abordó propuso una transformación del sistema de la ONU para que sea la Asamblea General la que tome las grandes decisiones políticas de la humanidad y no el poder de veto de un grupo en el Consejo de Seguridad, y también una nueva forma de gestionar el conocimiento para alcanzar el desarrollo económico, el cual depende  de alcanzar, adquirir y dominar tecnologías avanzadas.

“Necesitamos menos caridad y más justicia, evitando la privatización del conocimiento y logrando su disponibilidad para la humanidad entera”, reclamó al argumentar que las naciones más pobres no necesitan limosnas sino talento humano, ciencia y tecnología.

Se refirió a la necesidad de que sean declarados los derechos universales de la naturaleza, como ya lo hizo Ecuador en 2008 en su Constitución y, por otra parte, reiteró la propuesta nacional de la creación de un tribunal para juzgar los delitos ambientales, para sancionar a quienes violen esos derechos y se establezcan obligaciones con la deuda ecológica.

En tanto, el nuevo Secretario General de la ONU, quien asumió en el cargo el pasado día 1 de enero, se congratuló de la designación de Ecuador al frente del G77+China y dijo que este país andino es un ejemplo “es el país de referencia de solidaridad, democracia y derechos humanos”.

Una vez concluidos los respectivos discursos, los representantes de los países manifestaron sus expectativas con la presidencia pro tempore de Ecuador, que se prolongará durante un año.

tailanda_y_ecuador_g77_presidencia
El presidente Rafael Correa tomó posesión de la presidencia pro tempore del G77+China en una ceremonia en Nueva York. Foto: Presidencia de Ecuador .

yp/gc

Fuente: http://www.andes.info.ec