jorge-rodriguez


Caracas 28 dic (PL) Pese a las agresiones económicas, los intentos golpistas y convocatorias violentas de la oposición, el gobierno venezolano continúa hoy fiel a su política conciliadora para lograr la paz.

La víspera, el dirigente socialista Jorge Rodríguez aseguró que el ejecutivo no se va a levantar de las mesas de diálogo y continuará con ese proceso que es lo que la nación quiere.

Mediante una nota de prensa, el representante del gobierno en las mesas de conversaciones señaló que aunque algunos sectores de la oposición abogan por participar en estas mesas, otros apuestan a una agenda violenta con el propósito de sacar de la presidencia a Nicolás Maduro.

‘No permitimos la violencia en el 2016 y mucho menos lo permitiremos en el 2017, cuando ya se vislumbra un panorama de recuperación económica del país’, dijo el alcalde de Caracas.

Por otra parte, el lunes, el presidente Maduro reiteró que el diálogo entre los actores políticos del país es la única alternativa para la paz.

En la ocasión el titular ratificó su compromiso con ese proceso, apoyado por el Vaticano, la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y los expresidentes José Luis Zapatero, Martín Torrijos y Leonel Fernández como facilitadores.

El 30 de octubre la oposición venezolana aceptó incorporarse a las mesa de diálogo que instaló el gobierno para diseñar una agenda por la paz del país.

Tras varias reuniones, se fijaron cuatro secciones de debate: Paz, Respeto al Estado de Derecho y a la Soberanía Nacional; Verdad, Justicia y Reparación de Víctimas; Económico-Social y Generación de Confianza y Cronograma Electoral.

Previamente, los acompañantes internacionales de las conversaciones destacaron los avances de las mismas y reconocieron la necesidad de continuar el proceso por la paz.

La próxima reunión entre el gobierno venezolano y la oposición está previsto para el 13 de enero.

arc/bhq