temer-2
Michel Temer
Brasilia, 8 dic (PL) Un pedido de impeachment contra el presidente de Brasil, Michel Temer, por incurrir en el delito de tráfico de influencia fue presentado hoy a la Cámara de Diputados por representantes de movimientos sociales.

Existen fuertes indicios de actos ilícitos cometidos por parte del mandatario en el caso que involucró al dimitente secretario de Gobierno y su principal articulador político Geddel Vieira Lima, señala el documento entregado a la Secretaría General de la Mesa Directora de la cámara baja.

El texto, que lleva la rúbrica de 19 personas, subraya que Temer incurrió en tráfico de influencia al valerse de su cargo para patrocinar intereses particulares.

En ese sentido el presidente de la Central Unica de los Trabajadores (CUT) Vagner Freitas, uno de los que presentó la solicitud de apertura del juicio político, remarcó que Temer ‘tuvo un ministro que cometió una irregularidad y el Presidente, en vez de castigarlo, lo apoyó’.

Por su parte, el profesor de Derecho Público de la Universidad de Brasilia Marcelo Neves, quien acompañó a los demandantes, precisó que la conducta del titular del Ejecutivo se encuadra entre los delitos previstos en dos artículos de la Ley de Responsabilidad que tratan sobre el abuso de poder en el ejercicio de cargos públicos.

Además opinó el jurista citado por la Agencia Brasil que Temer cometió otros dos ilícitos comunes: corrupción y tráfico de influencia.

A fines de noviembre basado, el entonces ministro de Cultura Marcelo Calero presentó su renuncia y con posterioridad explicó que la misma obedecía a reiteradas presiones sufridas por parte de Vieira Lima, e incluso de Temer, para que intercediera a favor de la liberación de una obra irregular en Bahía que era de interés personal del primero.

El inmueble, de 30 pisos, se levantaría en el entorno de una zona declarada patrimonial, por lo cual fue embargado por el Instituto de Patrimonio Histórico y Artístico Nacional (Iphan).

Según Calero, previo a su dimisión fue convocado por el Presidente al Palacio de Planalto y allí éste le manifestó que la decisión del Iphan creaba ‘dificultades operacionales’ en su gabinete, puesto que el ministro Geddel se encontraba bastante irritado.

Temer -hizo notar Calero al testimoniar ante la Policía Federal (PF)- encaraba con naturalidad la actitud de su mano derecha y al final de la conversación le expresó que ‘la política tiene cosas como ese tipo de presión’.

Tras difundirse los detalles del caso, Vieira Lima -propietario de un apartamento valorado en más de tres millones de reales (alrededor de un millón de dólares) en el inmueble en litigio- se vio forzado a pedir también la dimisión.

A raíz del incidente, legisladores del Partido de los Trabajadores anunciaron que pedirían a la PF copia de la declaración hecha por Calero, en la cual involucró directamente a Temer en el lobby para facilitar la liberación de una obra irregular en Bahía y favorecer los intereses de Vieira Lima.

Una vez identificado si se cometió un delito de responsabilidad, el camino sería la apertura de un proceso de impeachment contra el presidente, advirtió el líder de la bancada petista Afonso Florence.

oda/mpm