salud-colombia


José Heriberto Holguín Bejarano

El servicio de la salud en Colombia es bastante crítico, debido a que obedece al modelo económico neoliberal, modelo que amplifica la inequidad, agranda el consumo como una carcoma sin optimizar la calidad, interesándose solo en la ganancia al quedar convertida en una mercancía primando más la defensa de la inversión del capital que el bienestar de los ciudadanos.

Para comprender mejor el modelo es necesario estudiar los elementos que la diseñaron (todo árbol por sus frutos se conoce) como también su propósito y, por otra parte, La Ley 100 que empotró el concepto de salud elevándola a la calidad de mercancía y no como un servicio social, quedando sometida a los inversionistas privados que actuando como intermediarios o terciarios, obtienen su lucro en usura desangrando al país con el objetivo bien claro: acabar con los hospitales porque el interés es la privatización.

En la actualidad numerosos pacientes bien resignados unos y diligentes otros claman la ayuda por parte del Estado para que se les escuche debido a la dificultad de adquirir los medicamentos que formulan los médicos y cada vez los reclamos se hacen más endémicos, a pesar de las tutelas imputadas; muchos pacientes tienen que arriar bandera de la vía legal para hacer uso de sus derechos, en consecuencia se puede evidenciar que este mecanismo de participación ya no tiene valor en el modelo neoliberal.

Existen ciertos argumentos para la negación de los medicamentos: a ciertas personas se los niegan por no están implícitos en el P.O.S y a otras porque a pesar de tener derechos, se los niegan.

El otro argumento de facto, es formular acetaminofén e ibuprofeno para todo paciente que requiera una urgencia. Esto señala que el modelo no es viable para el pueblo doliente, a pesar de contemplar su derecho a la salud en la Carta Magna.

Convendría establecer en la Ley, una sanción inflexible y rigurosa para los funcionarios que omitan la aplicación de la norma, porque la salud de un paciente cualquiera que sea, tiene un gran valor en atención como persona a la cual se le debe atender de inmediato en su tratamiento, porque esto no es un gasto sino una inversión para aliviar el sufrimiento y pérdidas de vidas para la sociedad.

salud-colombia-2Los medios de comunicación como elementos publicitarios, mediante su difusión pagada, los cuales en su mayoría son privados, han vendido la imagen simbólica de que lo privado es más eficaz y diáfano que lo público, siendo sus mismos trabajadores victimas del sistema que publicitan.

Sin embargo, la realidad social del hecho, indica que los sistemas públicos con administración pública sin corrupción o de utilidad de los recursos de la salud son excelentes y superiores para alcanzar los objetivos de calidad, universalidad, equidad y costo del sistema, como literalmente lo dice la norma; demostrado en la administración del exalcalde Gustavo Petro Urrego con su política de la Bogotá Humana, a   quien se le sanciona con la suma de 217.000 mil millones de pesos por haber subsidiado al pueblo bogotano en el transporte de Transmilenio, conditio sine qua non para devolverle los derechos políticos, ese es el chantaje de los neoliberales, razón por la cual sus obras han sido desprestigiadas, vilipendiadas y desmontadas por el neoliberal Peñalosa. Mientras que a los Nule quienes robaron a Bogotá mediante el cartel de la contratación fueron sancionados por la suma menor de treinta mil millones de pesos.

Por otro lado, es más importante la prevención porque incluye la educación en salud al pueblo para minimizar costos a la misma. Contrario al modelo neoliberal que lo prioritario es la compraventa de los servicios con los intermediarios, los medicamentos como mercancía, la terapéutica y la programación de las cirugías para obtener ganancias especialmente en las estéticas o de belleza que mueven mucho dinero en torno a la programación suntuaria.

De otro lado, los organismos de control para detectar la putrefacción estatal, solamente averiguan e investigan hasta la saciedad a los de la izquierda dejando en libertad de operación a los de la ultra y la derecha, con la anuencia de la procuraduría especialmente en el periodo del Torquemada Ordoñez el cual fue nefasto para el pueblo y fasto para los correligionarios neoliberales. Nunca se castigó a los que se apropiaron de los peculios de la salud y así la fiesta continua mientras este pueblo bañado con la ignorancia crasa cotidiana prosiga defendiendo a los diferentes proyectos amañados de los infectos neoliberales.

Culmino preguntando:

¿Qué hacen los dirigentes elegidos por el pueblo para tal efecto?

¿Qué es lo que administran?

¿A favor de quienes gestionan estos indolentes?

¿Porque se permite tanta ignominia?

¿Será que a Colombia le han robado la alegría y la esperanza en la salud?

¿Será que todos tenemos el derecho de vivir en condiciones iguales?

¿Será necesario detectar los mecanismos o mentiras que usan los neoliberales para engañarle a usted?, ¿Cómo?

¿Aun así defiende usted la Ley 100 neoliberal?

La recomendación es trabajar por las futuras generaciones y no simplemente por las próximas elecciones.

Les dejo un video sobre la salud en el Ecuador y trabajemos con el ejemplo. Rafael Correa

 

  • “Ya se que están preparando PARA desestabilizar el país”. HERIMETT
  • “Con la plata que se robaron los Nule se habría podido subsidiar siete años el transporte público bogotano”.  David Luna