paz


Naciones Unidas, 20 nov (PL) En el Día Universal del Niño, Naciones Unidas llama hoy a la comunidad internacional a construir un mundo sin guerras, pobreza y desigualdades, en el cual todos los pequeños puedan aprovechar al máximo su potencial.

Desde 1954 se celebra esta jornada cada 20 de noviembre, día que en 1959 fue escenario de la adopción por la Asamblea General de la ONU de la Declaración de los Derechos del Nino, y tres décadas después, del establecimiento por el propio órgano de la Convención sobre los Derechos del Niño.

‘Esta fecha es más que un día de celebración en el mundo, se trata de una oportunidad anual de ratificar nuestro compromiso con la protección de los derechos de cada niño’, afirmó en su mensaje el director ejecutivo del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), Anthony Lake.

De acuerdo con el funcionario, la humanidad debe admitir la dura verdad de que en el planeta se violan a diario los derechos de millones de menores de edad.

Lake ilustró la situación actual de muchos pequeños con lo que ocurre en Siria, Yemen y Sudán del Sur, tres de los países azotados por sangrientos conflictos, que no parecen tener fin.

Asimismo, condenó la violencia, los abusos y la explotación que muchos niños sufren en otras partes del planeta, donde tampoco pueden asistir a la escuela o son víctimas de ataques por su género, etnia, religión o discapacidad.

‘¿Cómo estos niños pueden aprender a respetar los derechos de otros, si los suyos son violados? ¿Cómo podrán mirar al mundo y su responsabilidad ante el mismo?’, preguntó.

En su mensaje, Lake insistió en que los pequeños de hoy serán los líderes de las sociedades del mañana y los motores de las economías nacionales.

‘Cuando protegemos sus derechos, no solo les evitamos sufrimientos, sino que estamos garantizando el futuro’, sentenció.

A propósito del Día Universal del Niño, más de 200 escritores de los cinco continentes unieron esfuerzos en una campaña de Unicef para promover el bienestar de ese sector poblacional.

La lista incluyó a novelistas, dramaturgos y poetas, quienes enviaron pequeñas historias bajo la convocatoria de ‘Qué quiero yo para cada niño’.

La campaña de la agencia especializada de la ONU tuvo como objetivo celebrar sus 70 años de trabajo a favor de los menores de edad, con frecuencia los más afectados por los conflictos, los desastres naturales, las enfermedades y la pobreza.

Entre los participantes estuvieron los escritores Paulo Coelho (Brasil), Chimamanda Adichie (Nigeria), Christina Lamb (Reino Unido) y Nuruddin Farah (Somalia).

rc/wmr