Por Roberto Castellanos Fernandez

india-canje1


Nueva Delhi, 20 nov (PL) Más allá de su alcance económico, el canje de los billetes de alta denominación en la India provocó otro enfrentamiento entre el gobierno y la oposición, que paralizó el parlamento en demanda de una respuesta del primer ministro Narendra Modi.

Desde el sorpresivo anuncio de Modi, el 8 de noviembre, sus adversarios abrieron fuego contra la prohibición de la circulación de los billetes de 500 y mil rupias (7,5 y 15 dólares, respectivamente) al considerar que los más afectados son los sectores populares.

El ejecutivo afirma que la medida tiene por objetivo combatir el mercado negro, la corrupción y la falsificación de la moneda, muy extendida en esta nación surasiática.

Al presentarla, Modi resaltó que en los dos últimos años las autoridades detectaron más de 1,25 billones de rupias (unos 18 mil millones de dólares) en efectivo ilegal.

Según las autoridades, unos 16 mil 500 millones de billetes de 500 rupias y seis mil 700 millones de mil circulaban en la India, un crecimiento de 76 y 109 por ciento, respectivamente, de 2011 a 2016.

Se calcula que la economía subterránea nacional representa entre un 10 y un 40 por ciento del Producto Interno Bruto.

La oposición no cuestiona en sí la medida, sino su abrupta puesta en práctica, apenas unas horas después de su divulgación.

El primer ministro debe disculparse por decir que los pobres que están en las colas durante cinco o seis días son estafadores, señaló Anand Sharma, líder del opositor Partido del Congreso en la Rajya Sabha (Cámara alta), en alusión a las filas en los bancos para canjear los billetes.

Sharma expresó que su formación respalda el combate a la corrupción pero acusó al gubernamental Bharatiya Janata Party (BJP) de filtrar selectivamente la medida entre sus miembros, quienes, según dijo, horas antes de la prohibición depositaron su dinero en los bancos.

Los inconvenientes son temporales. El país respalda la acción anunciada por el gobierno porque a largo plazo resultará beneficiosa, respondió el ministro de la Unión Piyush Goyal.

Pero el legislador Ram Gopal Yadav dudó de la efectividad del canje monetario.

No pasará mucho tiempo antes de que las falsificaciones de billetes de nueva moneda se impriman en un país vecino, estimó Yadav en referencia a Pakistán, nación que mantiene un histórico diferendo con la India por la región de Cachemira.

La campaña contra el cambio la encabeza Mamata Banerjee, jefa de gobierno del oriental estado de Bengala y líder de la formación Congreso Trinamool. A ella se sumó el ministro principal de Delhi, Arvind Kejriwal, un férreo critico de Modi y del BJP.

A la ola de cuestionamientos se adhirieron diversas agrupaciones como los partidos del Congreso, Comunista de la India (Marxista), el Bahujan Samaj Party, el Janata Dal (Unido) y el Samajwadi Party, entre otros.

Para contrarrestar las críticas, el BJP y el gobierno sostuvieron reuniones para trazar estrategias contra la campaña opositora mientras varios de los pesos pesados del partido y del Ejecutivo salieron en defensa de la medida al presentar sus ventajas para la población en general y la economía nacional.

No obstante, 12 días después de su anuncio, continúan las largas colas en los cajeros automáticos y en las filiares bancarias, lo cual provocó gran malestar entre la población y cuestionamientos de diversos sectores.

El agotamiento de las reservas de billetes nuevos en algunos lugares y la falta de mecanismos de cambios en otros, en especial en las zonas rurales, incrementaron las críticas.

Sin embargo, pese a los inconvenientes causados, el 79 por ciento de la población respaldó la iniciativa, reveló un sondeo de LocalCircles, una plataforma de participación ciudadana.

Un tres por ciento rechazó la misma y otro 18 por ciento, aunque la aprobó, criticó los problemas causados como la falta de dinero en los cajeros, las colas y las cuotas diarias para canjear los viejos billetes de 500 y mil rupias.

El gobierno logró un importante triunfo tras la decisión del Tribunal Supremo de rechazar intervenir en el asunto, aunque solicitó detalles de las medidas aplicadas para aliviar los problemas de los ciudadanos.

No vamos a ordenar ninguna suspensión del canje, señaló un panel de jueces integrado por el presidente del máximo órgano judicial del país, T. S. Thakur, al escuchar varios alegatos contra la iniciativa.

rc/rob