accidente-avionKingston, 6 sep (PL) Un buque de la Guardia Costera de Estados Unidos llegará hoy a este país para colaborar con la Fuerza de Defensa de Guardacostas de Jamaica en la recuperación de los restos del avión estrellado en estas costas.

De acuerdo con el diario oficial Jamaica Observer, los tres ocupantes de la avioneta privada monomotor Socata TBM-700 se presumen muertos.

La búsqueda, suspendida anoche por la oscuridad, se reinició al amanecer de este sábado y según dijo la comandante Antonette Wemyss-Gorman a ese sitio digital, debe cubrir un área de 14 a 40 millas de ancho y entre mil 500 y dos mil metros de profundidad.

No obstante agregó que el área podría expandirse a medida que avanza el tiempo.

El jefe de la Oficina de Preparación para Desastres y Manejo de Emergencias Richard Thompson, expresó que dado el tiempo transcurrido desde que el avión se estrelló poco después de las 13:00 hora local, la pesquisa se considera ahora un esfuerzo de recuperación, no un rescate de personas.

Se cree que había tres personas a bordo -el multimillonario estadounidense Laurence Glazer, su esposa Jane, y un piloto.

El trío salió de Rochester, Nueva York, con destino a la Florida, pero se perdió, sobrevoló el espacio aéreo cubano y continuó por el mar Caribe antes de estrellarse en el mar cerca de Jamaica.

Expertos valoran la hipótesis de que la aeronave se hubiera quedado sin combustible a unos 14 kilómetros al noreste de Port Antonio, Portland, donde se estrelló.

La Administración Federal de Aviación de Estados Unidos perdió contacto con la aeronave a las 10:00 hora local y de inmediato enviaron dos aviones caza F-15 a investigar lo ocurrido.

Sin embargo, los ocupantes del avión no respondieron a los intentos de comunicación.

Varios informes en los medios de comunicación de Estados Unidos aseguran que el piloto se vio hundido o desplomado en la cabina aunque no hubo confirmación por parte de las autoridades locales ayer.

Mientras tanto, la Autoridad de Aviación Civil de Jamaica, negó la víspera los informes de algunos medios de comunicación extranjeros que afirman que el piloto trató de hacer contacto con los controladores aéreos de esta isla pero fue en vano.

Esta noticia mantiene en revuelo a los habitantes de Port Antonio, lugar del fatal incidente.